24 Jun 2014

Capitán Luis F. Gómez Niño

Biografía

CAPITÁN PILOTO LUIS FRANCISCO GÓMEZ NIÑO
(13 de agosto de 1896 - 16 de abril de 1934)

El Capitán Luis Francisco Gómez Niño representa para la patria y la Fuerza Aérea Colombiana un servidor excepcional que con la sencillez de su personalidad logró translucir importantes momentos para la historia nacional que confirman su espíritu creador y que le permitieron apoyar de modo decisivo el desarrollo de la aviación militar en nuestro país.
Nacido en Oiba (Santander) el 13 de agosto de 1896, Luis Francisco Gómez Niño formó su carácter con las virtudes propias de su raza y bajo las enseñanzas de una tradicional familia santandereana.

El 15 de febrero de 1918, Gómez Niño ingresó a la Escuela Militar de Cadetes, donde obtuvo el 25 de noviembre de 1922 el grado de Subteniente del Ejército como oficial de infantería. Tres años más tarde, exactamente el 9 de enero de 1925 fue ascendido al grado de Teniente.

Sus aspiraciones en la carrera a la cual se consagró llevaron al Teniente Gómez Niño a ingresar a la Escuela Militar de Aviación en la Base de Madrid (Cundinamarca), entre los primeros alumnos seleccionados para adelantar los estudios y prácticas de pilotaje militar, incorporándose en el curso No.1 en el mes de abril de 1927.

Al año siguiente su instructor certificó que el Teniente Gómez Niño poseía muy buenas capacidades y conducía los aviones con prudencia y reflexión, habiendo demostrado mucha afición por la carrera; hasta ese momento llevaba cumplidos 150 vuelos y se encontraba en condiciones para optar por el titulo de piloto militar, pero circunstancias particulares relacionadas con asuntos de familia que demandaron su presencia, lo obligaron aún a su pesar a solicitar el retiro del servicio activo, aún cuando vivía el momento más brillante de su carrera militar. Es así como en enero de 1929 abandonó la carrera militar y se despidió de sus compañeros del aire.

Sin embargo, meses más tarde y habiendo superado sus dificultades familiares, obtuvo su reintegro al Ejército, siendo destinado al regimiento de Infantería No. 8 “Girardot”, en comisión a la Escuela de Aviación Militar.

Junto con el Capitán Buenaventura Caicedo y los Tenientes Abraham Lievano, Andrés M. Díaz, Ernesto Esguerra, José Maria Rodríguez Duarte y Manuel S. Duran consiguió el titulo de piloto aviador y recibió su brevet que lo acreditaba como tal.

Con Camilo Daza y Andrés M. Díaz constituyeron la Escuadrilla de Aviación que logró nuevas rutas en el interior del país; este cometido realizaba con pleno éxito en aviones Wild, cruceros desde Bogotá a Tunja, a Sogamoso, a Bucaramanga, a Cúcuta, a Arauca y Villavicencio.

En junio de 1932 Gómez Niño ascendió al grado de Capitán y en septiembre de ese mismo año, en el marco del conflicto con el Perú, fue asignado como uno de los primeros pilotos para prestar sus servicios en esta guerra. En el mes de noviembre se desempeñó como piloto de combate y participó en la campaña del bajo y alto putumayo, distinguiéndose en las acciones de Tarapacá y de Guepí el 13 de febrero y el 26 de marzo respectivamente. Luchó hombro a hombro con los aviadores alemanes al servicio de Colombia, aprendiendo todo de ellos lo cual lo llevó a ser calificado como uno de los más audaces y efectivos pilotos de guerra, tal y como lo evidenció su avión tipo Hawk, al concluir la acción de Guepí, presentando varias perforaciones de ametralladora y demostrando el entusiasmo y decisión combativa que llevaba en la sangre.

Su estado de salud seriamente quebrantado lo obligó a regresar a Bogotá el 5 de abril de 1933, agregando a su hoja de vida la siguiente anotación del Coronel Herbert boy: “el suscrito Coronel Comandante de la Escuadrilla Aérea del Sur certifica: el Capitán Luis Francisco Gómez Niño prestó servicios en esta Escuadrilla desde el 10 de noviembre de 1932 hasta el 5 de abril de 1933, fecha en la cual fue necesario su traslado al interior del país por tener gravemente afecta su salud por causas del mal clima. El suscrito aprecia como absolutamente eficaces los servicios que como piloto militar prestó el Capitán Gómez Niño en la frontera del sur, donde se distinguió siempre por su valor, abnegación y entusiasmo demostrados en todo momento y especialmente en las acciones de Tarapacá y Guepi. Como reconocimiento de la República el Gobierno Nacional, por medio del decreto 1440 del 25 de agosto de 1933 le confiere la condecoración de la Orden de Boyacá en la clase militar y categoría de caballero, por sus servicios meritorios como piloto aviador.

Trasladada la Escuela militar de Aviación a Cali, Gómez Niño es designado como primer comandante del instituto en su nueva sede, cargo del cual se posesiona en el mes de septiembre de 1933.

Durante el cumplimiento de una comisión de Gómez Niño en Bogotá, el comando de la base de Madrid solicitó su colaboración para efectuar un vuelo de control al aviador de nacionalidad cubana, Teniente Ciro Leonard, contratado por Colombia como monitor de vuelo, y el 16 de abril de 1934 mientras efectuaban maniobras acrobáticas en las inmediaciones de la base se remontó a los aires por última vez a bordo de un avión tipo Wild de entrenamiento, desplegando sus alas hacia la eternidad.

La distinguida trayectoria que el Capitán Luis Francisco Gómez Niño marcó para la historia de la aviación militar lo destacó como uno de los pioneros aguerridos que mostraron coraje y bravura al mando de una aeronave durante la guerra con el Perú. Por esta razón, como un homenaje a este importante piloto militar en el año de 1961 nuestra base recibe el nombre de Base Aérea “Capitán Luis F. Gómez Niño”, nombre que hoy lleva con honor, valor, lealtad y compromiso la base más operativa de la Fuerza Aérea Colombiana escribiendo un importante capitulo en la historia de nuestro país tal y como lo hiciera nuestro antecesor.

Departamento de Accion Integral